mayo 22, 2024

Redacción/Quintana Roo Ahora

CHETUMAL.- En una sesión marcada por el debate y la reflexión sobre el uso responsable de los recursos públicos, donde sólo cuatro diputados alzaron la voz como representantes del pueblo, mientras los otros fueron fieles al redil como “borreguitos”, el Congreso de Quintana Roo aprobó por mayoría la iniciativa de decreto para la Ley de Imagen Institucional del gobierno estatal.

Esta medida, que ha sido bautizada por algunos como la «no nacida» debido a sus dos prórrogas anteriores, surge en un momento particularmente sensible, coincidiendo con el período electoral en curso.

El diputado Julián Ricalde, uno de los legisladores que votó en contra, destacó la importancia de ser congruentes con los principios de austeridad republicana.

En este sentido, enfatizó que es preferible destinar los recursos del erario hacia áreas prioritarias como la seguridad, los salarios dignos y la promoción del deporte, en lugar de derrocharlos en gastos superfluos como la pintura para edificios gubernamentales y la rotulación de vehículos oficiales.

Cómo ejemplo señaló que incluso en la actualidad, existen aún edificios con imágenes alusivas al gobierno de Roberto Borge, en una muestra de que no sólo se trata de un derroche de recursos, sino de una manera de “marcar” los municipios.

Por qué tendrían que hablar por los funcionarios sus “marcas”, cuando como funcionarios, debería de prevalecer la búsqueda del bien común sin distinciones de ningún tipo, mucho menos políticas.

A la decisión de votar en contra de Ricalde Magaña, se sumaron Candy Ayuso, del PRI; Cinthya Millán del PAN y Maritza Basurto, diputada sin partido. Irónicamente, en el Congreso, dos de las pantallas de votación de los diputados no funcionan, al parecer, “no hay recursos” …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *